John 3:14-21 (RV1909)

14  Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del hombre sea levantado;
15  Para que todo aquel que en él creyere, no se pierda, sino que tenga vida eterna.
16  Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado á su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
17  Porque no envió Dios á su Hijo al mundo, para que condene al mundo, mas para que el mundo sea salvo por él.
18  El que en él cree, no es condenado; mas el que no cree, ya es condenado, porque no creyó en el nombre del unigénito Hijo de Dios.
19  Y esta es la condenación: porque la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz; porque sus obras eran malas.
20  Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene á la luz, porque sus obras no sean redargüidas.
21  Mas el que obra verdad, viene á la luz, para que sus obras sean manifestadas que son hechas en Dios.

REFLEXIÓN: “Tanto amó Dios al mundo que dio a su…Hijo”. Dios nos amó y nos ama con un amor incondicional – hay una condición – que creamos que Dios nos ama y Su plan de darnos vida eterna se cumplió en la obra/muerte/sacrificio de Jesús en la Cruz. Nadie, ningún dios, ninguna religión hace la promesa de vida eterna y abundante basada únicamente en la fe. ¿Es esto demasiado bueno para creer?

Por favor, intente creer esto y encontrará que es bueno y real. Amas algo o a alguien. La cosa o persona puede ser digna de amor. Comienza o continúa amando a Dios, Dios seguramente te amará a ti, y serás bendecido. No te arrepentirás de amar a Dios, el Único Dios Verdadero, que te ama…

Author

Leave a Reply

Your email address will not be published.